Las 5 cosas que más estresan al hombre de nuestro tiempo

  • Las 5 cosas que más estresan al hombre de nuestro tiempo -Marian Rojas Estapé
  • Post Image

Vivimos en la era de la actividad, de las prisas, de la falta de tiempo. Todos padecemos las consecuencias del estrés, reflejadas tanto en la mente como en el cuerpo a través de múltiples patologías. La solución no parte únicamente de erradicar esa ansiedad a base de medicamentos, sino de aprender a gestionar el estrés y el efecto nocivo que produce en nuestro organismo y en nuestra psique.

El estrés bloquea la zona del cerebro que se encarga de la resolución del problemas. Se produce una distorsión entre lo que sucede y la interpretación que hacemos de la realidad. Es el frenador por antonomasia del optimismo y tiene un efecto devastador en las personas a nivel social: el estrés conduce a una pérdida total de empatía. La ansiedad es un miedo irracional a algo real o ficticio. Posee dos patas: la proyección de que en el futuro algo no va a ir bien y la incapacidad para resolver un  problema en el momento actual.

El cerebro de las mujeres es más sensible al estrés. Según un estudio publicado el pasado año en la revista Molecular Psychiatry, las hombres adaptan mejor sus neuronas para resistir los efectos del estrés. La hormona encargada de activar la señal de alarma (CRF:  factor de liberación de corticotropina), sensibiliza de manera más intensa las neuronas en la mujer que en el hombre.

¿Qué 5 elementos estresan al hombre y a la mujer del siglo XXI?

1- La obsesión por aprovechar el tiempo

Decía Gregorio Marañón “La rapidez, que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa”.  Hoy en día vivimos expuestos a un convencimiento que resulta muy perjudicial para la sociedad: que la prisa y la aceleración producen mayores y mejores resultados. Si alguien comenta “no tengo tiempo…tengo prisa… estoy muy liado“, lo asimilamos como normal y correcto. En cambio cuando alguien señala que le sobra tiempo, uno se sorprende y juzga negativamente a la persona que tiene enfrente.

El ser humano únicamente posee una vida, y desaprovecharla genera sentimientos de angustia. Aparece la culpa cuando uno observa que el tiempo no es rentable o no ha sido bien exprimido. Existe una obsesión constante de colmar el tiempo de actividades productivas. Dejamos a un lado las placenteras y las que nos gustan, “por si hay tiempo” olvidando que el estado anímico se verá resentido.

No olvidemos que si dejamos fuera todo aquello que nos gusta, con el tiempo uno deja de ser capaz de disfrutar de las cosas agradables que aportan felicidad.

Las 5 cosas que más estresan al hombre de nuestro tiempo -Marian Rojas Estapé

2- Estar conectados, la tecnología

Hace unos años, uno iba en el metro o en el autobús y leía, escuchaba música o simplemente miraba y observaba. Mantenía su mente en blanco o en ensoñaciones. Hoy en día parece que ese tiempo no existe, lo hemos sustituido: desde contestar correos del trabajo, mirar actualizaciones en las redes sociales, leer las ultimas noticias en los medios, ver vídeos o publicaciones… Es una obsesión, una obsesión terrible y peligrosa para la mente y para el ser humano.

Existen estudios que alertan sobre la exposición de los jóvenes a la tecnología y a la pantalla. Expertos del grupo de investigación Neuroplasticidad y Aprendizajede de la Universidad de Granada advierten sobre como la sobreestimulación temprana puede, no solo originar desordenes en el ámbito de manejo del estrés, sino también influir en el proceso de atención y aprendizaje. En uno de sus estudios concluyeron, “el entrenamiento en tareas demasiado complejas, antes de que el sistema esté preparado para llevarlas a cabo, puede producir deficiencias permanentes en la capacidad de aprendizaje a lo largo de la vida”.

Las 5 cosas que más estresan al hombre de nuestro tiempo -Marian Rojas Estapé

La vida es un camino donde hay que luchar por sacar la mejor versión de uno mismo. La felicidad consiste en hacer una pequeña obra de arte con nuestra vida. Para esa obra de arte, hace falta tiempo, silencio, espacio, atención, tranquilidad, sosiego y paz. Todos esos ingredientes están diluyéndose, desapareciendo a pasos agigantados de las vidas de las personas. El primer paso consiste en parar. Esto significa pausa mental, relajación y meditación. Así nos adentramos en el control de la mente y en el encuentro con la paz. La técnica de origen budista, mindfulness, tan estudiada hoy en día, ofrece resultados científicos impactantes en el cerebro.

3- Perder el control

Para el ser humano es más importante tener la razón que vivir. Cuesta aceptar que uno está equivocado. La mente manda. La mente ordena. La mente controla. Seguimos las directrices de la razón, respondemos a las cuestiones, únicamente desde lo cognitivo. En los últimos años la razón se ha convertido en un tirano y nos hemos olvidado que existe algo más grande, algo único, que es capaz de romper barreras, de alcanzar acuerdos o de lograr la paz; y eso es el corazón.

El deseo de controlarlo todo genera una gran angustia. Hay que fiarse de la vida, de las buenas intenciones y de los grandes corazones. Las viejas seguridades se han derrumbado; lo que antes daba paz ahora genera inquietud.

Cuando el estrés te invada o temas perder el control, tu cabeza se agote o tu cuerpo no te responda, pon el corazón, él hará el resto. Cuando pones el corazón en algo pequeño, pasa a ser algo grande y maravilloso.  

4- El ego

El ser humano teme dos muertes: la muerte al final de la vida y la muerte como desaparición de la propia identidad. Esta última, ese miedo a cambiar, es el origen de muchos problemas. Las personas no quieren transformarse. Tienen pánico a reinventarse debido a que su individualismo se ha convertido en su zona de confort y les aporta una “relativa paz”, tóxica y hostil. La humildad es la base de todo cambio,  y por ello se precisa dejar de lado al ego que nos instiga, que nos bloquea, para llegar al interior, redescubrir nuestros talentos y volver a nacer, sin miedo al cambio. Donde hay humildad, hay sabiduría, dice un texto clásico.

5- Ser perfectos

Decía Victor Pauchet, “el trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento. El perfeccionista es el eterno insatisfecho. Nada está nunca a la altura de lo deseado. No puede vivir en paz. Vive en la constante duda de todo, porque quiere llegar a un gran nivel, a veces irreal. Educamos a los hijos para que sean perfectos y vivimos intentando mostrar una imagen de perfección global en nuestro entorno. Ser perfeccionista es una labor agotadora porque uno se compara con el resto, y cuando uno compara, coteja superficies y no profundidades.

Hay que aceptar que somos seres humanos y cometemos errores. Como bien expresa el psicólogo israelí de la Universidad de Harvard, Tal Ben Shahar: “la felicidad consiste en aceptar el derecho al error y la imperfección para llegar a la plenitud“.

Estamos en la era de la hiperactividad cerebral. Saltamos y volamos de un tema a otro con velocidad pasmosa. Hoy en día resulta más beneficioso saber frenar y desacelerar, que mantener el motor activado de la mente sin freno. Existen estudios que apoyan cada vez más la serenidad para crear y resolver los problemas. Caminar ligero puede resultar más beneficioso para la salud que llevar al corazón en todas las actividades (físicas y psicológicas) al máximo de sus posibilidades. 

Como decía Wayne Dyer, “no hay estrés en el mundo, solo gente creando pensamientos estresantes y luego actuando sobre ellos”.

97 Me gusta

MARIAN ROJAS ESTAPÉ

Quizás te interese

Comentarios

  • Ceferina

    Escrito el 8 mayo, 2017

    Responder

    Disfruto y aprendo con toda la sabiduría de la vida que teneis ,la aprovecho para ponerla en practica y poder ayudar a mis amigas
    Gracias

    • Marian Rojas Estape

      Escrito el 17 mayo, 2017

      Responder

      Estimada Ceferina, muchas gracias, no sabe lo que me alegra saber que le son útiles mis artículos.
      Un saludo.

  • Maria Teresa Ruiz Izquierdo

    Escrito el 23 mayo, 2017

    Responder

    Me encantan tus artículos y me hacen mucho bien. Muchas gracias por compartirlos.

    • Marian Rojas Estape

      Escrito el 24 mayo, 2017

      Responder

      Muchas gracias Maria Teresa, me alegro mucho, seguiré compartiendo ideas y sugerencias sobre la mente y el comportamiento. Un saludo,

  • NATALIA BARCÁIZTEGUI

    Escrito el 11 junio, 2017

    Responder

    Marian, muchas gracias por recordarnos las consecuencias patológicas del estrés. Y es que como dices, vivimos en una era en la que todo esto parece una consecuencia inevitable de una forma de vida acelerada que parece aceptarse como correcta. Resulta alarmante que olvidemos que no hay productividad que compense efectos tan devastadores en la persona.
    El ser humano demanda cuidar su interior con tiempo y momentos de paz. Los católicos tenemos mucha suerte en este sentido, pues se nos han dado las herramientas adecuadas para practicar la meditación que necesitamos y lograr esa obra de arte con nuestra vida. Nos lo dijo hace siglos porque conoce su obra pero todavía nos cuesta interiorizarlo. Antropología pura
    Muchas gracias Marian por trabajar para explicarlo

    • Marian Rojas Estape

      Escrito el 19 junio, 2017

      Responder

      Natalia, Interesante comentario y muy cierto. La espiritualidad ofrece una visión más amplia y trascendente de la vida.
      Gracias por su comentario, un saludo

  • José A. Torrent

    Escrito el 13 junio, 2017

    Responder

    ¡Gran artículo! Leerte es siempre un placer además de un gran aprendizaje. Uno siempre se encuentra con alguna frase que te sacude; frase que sientes la necesidad de volver a leer, despacio, intentando exprimirla al máximo para que se nos quede grabada en el alma.
    “La humildad es la base de todo cambio, y por ello se precisa dejar de lado al ego que nos instiga, que nos bloquea, para llegar al interior, redescubrir nuestros talentos y volver a nacer, sin miedo al cambio.”
    ¡Gracias!

    • Marian Rojas Estape

      Escrito el 19 junio, 2017

      Responder

      Gracias Jose Andres, ¡que importante es la humildad! y que poco se trabaja en la sociedad del siglo XXI. ¡Gracias por tu comentario!

  • José Manuel

    Escrito el 27 septiembre, 2017

    Responder

    Excelente artículo. Reflexiones muy intesantes y muy útiles. Me identifico plenamente en ls cinco supuestos. Debo cambiar. Muchas gracias.

  • LUCIA

    Escrito el 29 septiembre, 2017

    Responder

    Excelente artículo . Me encantó la frase
    “El trabajo más productivo es el que sale de las manos del hombre contento” Tanto el perfeccionista como al que no le gusta su trabajo son personas estrenadas.

Deja tu comentario


La Dra. Rojas Estapé se reserva el derecho de resumir el contenido de los comentarios recibidos con la finalidad de poder proteger la privacidad de los usuarios de su web.